María Teresa Boulton recibe un merecido homenaje

En la Universidad de Carabobo

 

María Teresa Boulton recibe un merecido homenaje por una vida dedicada a la fotografía, su  investigación e historia.

 

Por su trayectoria como fotógrafa, historiadora de la fotografía e investigadora del hecho fotográfico, como auspiciadora de la práctica y el reconocimiento de la fotografía como arte visual, María Teresa Boulton, Presidenta de la Fundación John Boulton, recibió en la Universidad de Carabobo, en la ciudad de Valencia, un merecido reconocimiento de autoridades y pares. El acto fue organizado por Orlando Baquero, fotógrafo, investigador, escritor e historiador de la fotografía, con proyectos que se encaminan a la creación de un centro para el estudio de la fotografía en dicha Universidad, en conjunto con un grupo de especialistas de diversas prácticas y estudiantes interesados.

El Acto de Homenaje se inició con la bienvenida de la Profesora Anamaría Correa, Directora del Centro de Interpretación Histórica, Cultural y Patrimonial de la Universidad de Carabobo, a nombre de la Rectora de la casa de estudios, Profesora Jessy Divo de Romero. Seguidamente tuvo lugar el Coloquio, en el que Nelson Garrido, EssoAlvarez y Douglas Monroy presentaron sus experiencias con María Teresa Boulton en ese variopinto recorrido por la práctica de la fotografía.La docente, fotógrafa e investigadora en archivos fotográficos, con estudios de postgrado en la aplicación de tecnología de la información a la educación, VilenaFigueira,tuvo la responsabilidad de hacer la semblanza de María Teresa, a la que respondió la homenajeada con un emocionado agradecimiento y luego pasó a contar anécdotas de su desempeño en la promoción de espacios, eventos y publicaciones dedicados al tema.

Luego se inauguró la muestra fotográfica Experiencias, un portafolio de fotografías y textos de María Teresa Boulton, realizado en Nueva York durante sus años de estudiante, cuyo montaje estuvo bajo la responsabilidad de la curadora, Dayana Salazar. Una serie de paneles, que por ambos lados tenían fotografías y textos manuscritos de la fotógrafa, nos permitió penetrar su mundo; fueron instantes capturados por sus ojos y lente, complementados para el observador por textos relacionados. El borde de los paneles exhibía pequeñas muestras de aprecio, sobre su personalidad, trayectoria y experiencias compartidas, expresadas en notas de personas muy puntuales, relacionadas con María Teresa desde diferentes perspectivas y en distintos momentos de su recorrido.

La ocasión se selló con un almuerzo en la Sala de Reuniones de la rancia y bien conservada edificación, en pleno centro de la ciudad, a un costado del Teatro Municipal.

También te podría gustar...